Exhibición Virtual de Construcción, Arquitectura y Diseño

Lavabos

El lavabo, también conocido como lavamanos, es una de las piezas clave del baño y aseo. Es un tipo de recipiente en el que se vierte el agua para el aseo personal.

La funcionalidad del lavabo es esencial en los rituales diarios de belleza e higiene. El lavabo se puede fabricarse en diversos tipos de cerámica, piedra, metal, madera, mármol, etc. Elegir un tipo u otro determinará, sin duda, el estilo de todo el cuarto.

¿Qué tipos de lavabos para el baño hay?

Desde los lavabos de toda lava vida a lavabos de diseño, cada vez es más común optar por modelos más llamativos y atrevidos. Gracias a los materiales que hay en la actualidad, se permita mucha más versatilidad que antaño. Dependiendo del tipo de instalación, podemos distinguir varios tipos:

  • Según del tipo de instalación:
  1. Lavabos murales: van sujetos a la pared y no tienen pie ni se apoyan en ningún otro elemento. Los lavabos murales son los más recomendados para baños pequeños.
  2. Lavabos de pie: son los más comunes y fáciles de instalar. Poseen un diseño vertical y se componen de lavabo y pie. Están exentos, no tienen mueble ni encimera.
  3. Lavabos empotrados: se integran en la encimera o en un mueble, conformado un elemento único, dejando ver el borde. Esto permite que otros elementos cobren protagonismo.
  4. Lavabos empotrados bajo encimera: también están encastrados, pero se quedan escondidos. Este tipo de lavabo es más difícil de instalar.
  5. Lavabos sobre encimera: se apoyan directamente en la encimera. Además de ser utilitario, son un elemento decorativo.
  • Según los grifos:
  1. Un grifo: ideales para un uso individual del cuarto de baño.
  2. Dos grifos: conocidos como lavabos dobles, permiten que dos personas usen el lavabo a la vez.
  3. Grifo desplazado: se trata de un lavabo que tiene espacio a un lado para colocar lo que se necesite en el día a día.
  • Según el material:
  1. Lavabos de porcelanato: los más habituales junto con los de cerámica. Son muy resistentes y brillantes.
  2. Lavabos de vidrio: tienen una gran resistencia al calor y a la humedad. Hay en diferentes colores y en acabado brillante o mate.
  3. Lavabos de piedra: también son muy resistentes al calor y a los golpes. Su cuidado es más delicado.

Encuentra lavabos para el baño. Descubre más productos relacionados en las categorías: baños, sanitarios, muebles de baño.